Como ya os he comentado en entradas anteriores, creo que una de las ventajas de ser escort independiente es que puedo ofrecer un servicio más cercano a mis contactos. Me gusta hacer que se sientan a gusto y en confianza conmigo, por ello utilizo este blog de experiencias como medio para plasmar un poco más de mí, aparte de lo que podéis ver en mi galería de fotos. Tengo la convicción de que conociéndome mejor, os sentiréis más seguros y tranquilos conmigo.

Además de disfrutar de la naturaleza, también me gusta ejercitarme un poco y cuidar de mi cuerpo. Por ello, hoy me he decidido por hablaros de una de mis rutinas de estiramientos.

Mi sesión de estiramientos

Creo que cultivar el físico es casi tan importante como cultivar la mente, cuando el tiempo me lo permite me gusta dedicar unas horas a realizar estiramientos. Para mi es una forma diferente de desconectar, liberar tensiones y, en cierto modo, también de conectar con mi cuerpo. Por lo general prefiero empezar mi rutina de estiramientos por la mañana, me gusta aprovechar el tiempo y mantenerme activa, además es una muy buena manera de empezar el día con energía. Me gusta empezar a estirar después de haberme dado una ducha fría, además de activar la circulación es mucho mejor que una taza de café ¡te despierta al momento!

Para estar más cómoda suelo elegir ropa elástica: unos leggins y un top son perfectos. Antes de empezar, re-acomodo un poco mi piso para tener más espacio, muevo los muebles y pongo mi esterilla sobre el suelo despejado. Como además de ser una rutina de ejercicios es mi manera de relajarme, me pongo algo de música suave para acompañar la sesión. También abro las ventanas (cuando no hace demasiado frío) y bajo las luces para que luz natural entre por las ventanas.

Una vez esta todo dispuesto empiezo sentada en el piso, con las piernas abiertas y estiradas y el torso recto, muevo suavemente las articulaciones de pies y manos para desentumecerlas. Seguidamente me toco la punta de los dedos con las manos para estirar al máximo mi columna, me gusta la sensación tras haber pasado uno o dos minutos en esta posición. Acompaño mis estiramientos con respiraciones suaves, lentas y pausadas y me concentro al máximo en el ahora, oyendo cada palpitación y cómo el aire entre y sale, mi pecho se hincha al inspirar y se relaja al expirar. Creo que no hay nada más placentero que concentrarse en el cuerpo y su movimiento.

Después me levanto despacio, subo mis brazos y me pongo de puntilla como si quisiera coger algo que está muy arriba. A continuación, relajo mis hombros haciéndolos rotar de adelante hacia atrás, para quitar cualquier contractura. Realizo algunos ejercicios más y para acabar, tomo una larga ducha para prepararme para seguir con las actividades de mi día.

Creo que no hay nada más placentero que concentrarse en el cuerpo y su movimiento.

Los beneficios de los estiramientos en el sexo

Los estiramientos además de ser ejercicios suaves para relajarse y desestresarse, son una manera fantástica para prevenir lesiones y minimizar lesiones y molestias.

Los estiramientos mejoran la flexibilidad y activan los músculos para que estos se muevan de manera más fluida. En mi caso, realizar estos estiramientos también me ayudan a mejorar en la calidad de mis relaciones sexuales ya que me permite ser más ágil y probar algunas posturas interesantes.

Como todos sabemos, realizar estiramientos antes de cualquier actividad física evita lesiones y permite tener un rango de movimiento más amplio del músculo. Creo que en el sexo, en cierta manera, es una forma de actividad física entonces ¿por qué no estirar antes de practicarlo? Seguro que con la práctica puedes conseguir posturas que antes no lograbas realizar ¡un mundo de posibilidades!

Espero que este relato os haya servido para conocerme un poco mejor. Y ya sabéis, si tenéis alguna fantasía que queréis cumplir, puede ser vuestra mejor compañera de juegos. ¡No dudéis en contactar conmigo!